16/1/16

Tes-torninos

 Como ya os había dicho, entre la oleada de deposiciones y defensas de tesis de planes de estudios a extinguir de estos últimos meses estaba, por fin, la de Jaime. Si su tesis se ha prolongado bastante más que la mía no es por pereza del ex-doctorando-ya-doctor, sino por los impepinables del trabajo de campo con su especie muestral: si uno quiere ver los efectos de la inyección de andrógenos en la yema del huevo, no sólo en el desarrollo del embrión de ese huevo o en el desarrollo del pollito que de él nacerá, sino a largo plazo, en el número de veces que ese animal se reproducirá a lo largo de su vida y en el número de crías que sacará adelante; pues forzosamente eso ocupa varios años de trabajo de campo (más el laboratorio y ordenador asociados). Años que habéis visto reflejados en este blog a la par que los míos, tanto en el campo en Soto del Real como en St. Andrews. Años que por fin culminaron ayer con su defensa de tesis.

Defensa que tuvo lugar donde la mía, en el recogido (es decir, excesivamente pequeño para el numeroso grupo de amigos que nos juntamos) Salón de Grados, y a la que siguió una de las cuchipandas más memorables que se recuerdan, que además celebramos en la recientemente inaugurada sala común de la planta 9, que espero enseñaros en alguna entrada pronto. Otro doctor más, lleno de ilusión y con un prometedor futuro por delante, espero que no le cueste tanto como a mí encontrar una postdoc para seguir en la lucha...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Empezar la entrada con esas "deposiciones"... jeje

Pues el mismo sitio que tú, sí. pequeño se hacia la verdad

Enhorabuena y q tenga suerte!

FJP

Antón Pérez dijo...

¡Que es que se dice así! :-)

Jaime Muriel dijo...

Ostras!!! Acabo de leer esto Antón!!!! Mil gracias por estos renglones, aunque no las merezca siempre tienes unas palabras bonitas para mi... Se te echa mucho de menos por los Madriles amigo mio!! Un fuerte abrazo y nos vemos en unos meses!!

Antón Pérez dijo...

¡Anda que has tardado poco en leer esto, macho!

Tío, y ¿qué es eso de que "no se merecen"? Ya te dije un día, y lo mantengo, que eres la mejor persona que conozco; todo lo que diga de ti será quedarme corto, eres tú el que me tiene que disculpar a mí...
Un beso, campeón.