30/11/09

I know you want me... (Scania Birding Tour -SBT- I)

La primera de muchas...
a
Pues eso, como dice Pit Bull en Calle Ocho: 1, 2, 3, 4... bimbos :-D Y las bolsas de doritos correspondientes, claro; aunque de las pequeñas, que no es cuestión de empacharse. El primero de los cuatro días del SBT estuvo bastante bien... Están siendo éstos días de mucho madrugón para aprovechar al máximo las pocas horas de luz; días de pasar frío y de mal comer, pero que poco a poco van teniendo su recompensa.
El amanecer nos pilló ya en posición sobre una de las torretas de observación del Krankesjön, y como a quien madruga Dios le ayuda, al poco apareció el primer bicho nuevo del día: un grupo de preciosas serretas grandes Mergus merganser, a las que tenía muchas ganas... Había más en el lago; pero dejamos pronto el lugar, ya que quedaban muchos sitios por visitar. Antes, en uno de los grupos de páridos y afines que se forman en invierno, vimos también unos cuantos mitos de la subespecie nominal Aegithalos caudatus caudatus, que a diferencia de los del resto de Europa, tienen la cabeza completamente blanca.
a
Entre ese lago y el Vombsjön se extiende una zona de prados húmedos (ver foto) muy querenciosa para los gansos, entre los que contábamos con ver alguno nuevo; pero resultó ser día de caza y allí no había ni rastro de dichas aves. Buscándolas sin éxito, fuimos derivando poco a poco hasta una zona de cultivos y prados cercana a Malmö, Sjabersjö. Se encuentra allí desde hace casi un mes un ejemplar de segundo invierno de águila esteparia Aquila nipalensis; una especie propia de Europa oriental y Asia central que, dentro de su rareza, es de aparición cada vez más habitual en Europa occidental. Circulando por la zona sin rumbo fijo acertamos a ver una gran rapaz planeando contra una loma; efectivamente era un águila de segundo invierno, pero no la que buscábamos, sino una real A. chrysaetos, especie poco frecuente en Escandinavia. Mientras mirábamos embelesados por el telescopio sus evoluciones y cómo marraba por poco un lance tras de una gran liebre, varios coches se fueron parando junto a nosotros para preguntar si "estábamos con la nipalensis"... Fin de semana en un país de pajareros y con una presa más que apetecible: Nos encontraríamos aún con muchos otros buscadores antes de, combinando intuición y potra, dar nosotros mismos con Steppy en un pequeño bosquete bullente de faisanes (2º bimbo). Fotos de la misma y del mismo día aquí (el plumaje, a medio camino entre el pálido juvenil y el oscuro de adulto, le da un curisísimo aspecto, como si estuviese toda parcheada).
Tiramos después hacia el mar, a Klagshamn, un pequeño puerto al sur de Malmö donde se estaban viendo cosas chulas también. Allí hay también un estanque, antigua gravera abandonada, donde había bastante paterío. Y sin haberlo planeado mucho cayó el 3º: Una hembra de serreta chica Mergus albellus; más bienvenida cuanto inesperada... Desde el puerto el mar no ofrecía nada fuera de lo común (al menos cuando llevas 3 meses en Suecia; ya me gustaría a mí ver en el Campillo todos los días cisnes cantores y porrones osculados... Aunque sin el frío y el viento); la sorpresa vino cuando, en los abedules que teníamos detrás, en pleno aparcamiento, apareció un bando de pardillos sizerines de la subespecie nominal Carduelis flammea flammea, invernantes recién llegados este invierno a la zona. Y con el 4º bimbo del día (para mí; para Javi sólo el águila), que podéis ver en el vídeo de abajo, en la retina, nos fuimos para casa; tiritando de frío, pero deseosos de más... Y está habiendo mucho, MUCHO más :-) Actualizaciones en breve, si Dios quiere y el tiempo lo permite.
video

27/11/09

Pos yastá...

Pues eso; que hasta aquí hemos llegado: ayer ha sido mi último día por este año en la facultad de Lund. Tras la “catástrofe” de la semana pasada y el resarcimiento del sábado ésta me la he pasado muy relajado, acabando cosas menores en el laboratorio y procesando datos con el ordenador. Preparando la exposición del DEA para el Congreso Ibérico de Ornitología también, que toca ir para Portugal al día siguiente de volver a Madrid.
Ayer mismo les expuse la “nueva” charla en el seminario semanal de grupo; la verdad es que se disfruta un montón viendo cómo la gente pone interés en lo que le cuentas, y además me hicieron muchas sugerencias sobre cómo mejorarla y sobre cómo continuar también el trabajo con estos bichos tan entretenidos. Después tuvimos un glögg de despedida, con abundancia de tartas y demás dulces que todavía estoy acabando de digerir; como era de esperar, la receta de la tarta de queso de Sofía tuvo un éxito sin parangón. Todavía después nos fuimos algunos a cenar downtown... Y ya hasta el año que viene. Seguramente vuelva pronto después de Navidad; una semana o así, sólo para (tras poner a punto con calma el protocolo en Madrid) acabar los análisis que me quedan. ¿Y después, otra estancia larga? Sabe Dios; por mí preferiría un lugar más mediterráneo, pero ya se verá...
De momento, y hasta que embarquemos el próximo miércoles, toca quemar rueda pajareando por Escania adelante. Javi llega hoy a media tarde, y tenemos apenas 4 días para localizar una lista deliciosamente interminable de objetivos; algunos más fáciles que otros. Os emplazo pues en las próximas jornadas a que sigáis el desarrollo del SBT (Scania Birding Tour)...

25/11/09

Un ex situ más que conveniente

Los británicos son un pueblo con una arraigada sensibilidad por la naturaleza, aunque no siempre se manifieste ésta del modo más correcto. Una de las cosas que les caracteriza es la pasión por mantener aves decorativas en casas y parques; y si bien esta es la causa de muchas introducciones desastrosas de fauna a lo largo y ancho de la Commonwealth, también es cierto que lo que ganaron de experiencia han sabido aplicarlo a la conservación de otras muchas especies amenazadas. Conservación que, movida por ese afán avicultor, muchas veces se ha plasmado en proyectos de cría en cautividad, y son legión los naturalistas británicos medrados al amparo de la Durrell Wildlife Conservation Trust o la Wildfowl & Wetlands Trust.
Aunque en muchas ocasiones los proyectos de conservación ex situ son de utilidad más que discutible, en otras son la última salida y, aunque sea triste, no queda más remedio que capturar los pocos ejemplares que quedan confiando en poder criarlos en cautividad y liberarlos cuando vengan tiempos mejores. Especies como el nené Branta sandvicensis, el takahe Porphyrio hochstetteri o la paloma rosada Nesoenas mayeri se han salvado así instantes antes del punto de no retorno... Y para el porrón malgache Aythya innotata, especie que se creía extinta redescubierta en 2006, ha llegado también ese momento de la última intervención a la desesperada: En este blog podéis leer las aventuras del equipo de la WWT desplazado a Madagascar, en una carrera contrarreloj por evitar la extinción definitiva de la especie.

24/11/09

“Hacerse el sueco”: Pinceladas de la vida en Escania (VII)

Mi peor enemigo...
a
Una cosa que me ha llamado la atención de esta gente es el poco cuidado que pone a la hora de limpiar y fregar. Podréis argüir que la “muestra” de que me rodeo, estudiantes, es famosa por este tipo de detalles; pero no sería menos cierto que en casa se nota (y mucho) si algo que está puesto a secar ha pasado antes por manos de los dos suecos o no. Y diréis lo que sea, pero un vaso con más huellas dactilares que una ficha policial para mí no es un vaso limpio...
En la Facultad, tres cuartos de lo mismo. No sé si por ser todos de doctorando para arriba hasta catedrático debería esperarme que estuviesen las cosas mejor o si peor por ser todos del gremio biológico; la verdad es que el comedor común, donde como todo es de todos no es de nadie, da bastante pena: El fregadero está siempre atascado por restos de comida (¿tan difícil es vaciar el plato en el cubo antes de fregarlo?), y lo peor es que a nadie parece ni importarle ni extrañarle. Los trapos de secar sería difícil decir de qué color fueron el día de su compra, y coger una taza de lo más alto del armario no es garantía de que no esté tan sucia como cualquiera de las que fermenta en la pila.
Buena parte de culpa la tiene el sujeto de la foto de arriba: un cepillo, que es lo que la gente suele usar aquí para fregar, en vez de los eficientes estropajos. Y como además lo usan con una patente desgana... Pues qué le vas a pedir. En fin; ocho días para volver a un ambiente mucho más salubre...

23/11/09

Siempre necesitamos manos

¿Quién me ha robado mi moreno?
a
Una de las muchas cosas que me gusta de BirdLife International (de la que formo parte a través de la SEO, su representante en España) es que realmente se toma en serio su lema de Together for birds and people (en español, arriba en la camiseta que me cayó por mi cumpleaños). Sus distintas campañas podrán ser más o menos acertadas y tener más o menos éxito, pero si por algo se caracterizan es por buscar la colaboración en vez de la confrontación; y que la gente a la que ha tocado vivir junto a una especie o ecosistema especialmente interesante se sienta orgullosa de ello y se beneficie en la medida de lo posible. De ahí nacen colaboraciones conjuntas con empresas o gente como sociedades de cazadores que siempre han despertado las críticas de los “más ecologistas”; pero si dan buenos frutos pues bienvenidas sean. Me gusta además que se hagan las cosas con cabeza y no por arrebatos; de hecho la idea de escribir esta entrada surgió al leer la bien argumentada crítica al proyecto de Ley del Catálogo Canario de Especies Protegidas.
Pese a todo, para unos seguiremos siendo unos vendidos. Para otros, unos señoritos de ciudad que sólo pisan el campo los fines de semana como quien va al parque. Para otros más ecolojetas apesebrados que únicamente miran por mantener sus subvenciones... Debería soltar ahora algún viejo refrán castellano que seguro vendría al caso, pero como no me viene ninguno a la memoria, dejémoslo en un ”hazte socio y descúbrelo por ti mismo”.

22/11/09

Lomma, mes y medio después

Si yo fuese un personaje de una sitcom americana, digamos que una mujer insegura en su treintena larga de años y adicta a las compras y a las relaciones inestables, pagaría los desencantos que me da el laboratorio con el helado de la nevera... Pero como no lo soy, pues me he ido de pajareo. Y con unos resultados de pasarse el resto del día dando gracias a Dios...
Decidí volver a Lomma. No porque fuese más barato que otras opciones (no sabía de antemano que el cacharrito de pagar del autobús iba a estar estropeado), sino porque a través de la página de rarezas sueca tenía constancia de que un primer invierno de lavandera cetrina Motacilla citreola llevaba días aquerenciado en la playa; y no era cuestión de dejar pasar la oportunidad de tachar algo tan goloso. La verdad hubiera preferido que el bicho en cuestión fuese un macho adulto, pues los primeros inviernos pueden ser engañosamente similares a una lavandera blanca y no las tenía todas conmigo a la hora de identificarlo... Sin embargo, fue llegar y besar el santo; desde luego el hecho de que fuese la única lavandera de toda la playa y de que hubiese cinco tíos a su lado sacándole fotos ayudaba en la identificación... Fotos como éstas, de las que hay ya para aburrir, pues la lavandera (como se ve abajo) se mostraba de todo menos esquiva.
a
Pero además el día ha estado genial en cuanto a bichos, ya que si bien no había mucha variedad, sí abundaban las especies que he visto muy pocas veces: El cielo era un ir y venir constante de bandadas de gansos (ánsares comunes y barnaclas canadienses sobre todo, peor también ánsares caretos y barnaclas cariblancas), y los distintos patos se dejaron ver bastante bien.

Patos como esta hembra de porrón bastardo Aythya marila, difuminada junto con otros de su especie (incluido un macho adulto, primero que veo) entre cientos de porrones moñudos A. fuligula. Rizando el rizo de las observaciones de especies escasas, sobre el estanque donde reposaban sin inmutarse los patos de arriba pasaba una y otra vez a deliciosa baja altura un macho de busardo calzado Buteo lagopus "igual que el de la Svensson", y que "se cernía con frecuencia", exactamente igual que dice la Svensson (madre mía; si al final va a resultar que los pájaros se leen las guías y todo).

Para ser perfecto al día le faltaron más pajaritos pequeños, ya que salvo por la citreola apenas sí se veía movimiento de algo menor que una paloma. Sin embargo, ya cuando me iba hizo acto de presencia un grupete bien majo de piquituertos en migración, que tras ser concienzudamente examinados resultaron ser todos piquituertos comunes Loxia curvirostra (arriba, un macho). Lástima, porque también está habiendo estos días bastante movimiento por Escania de piquituerto lorito L. pytyopsittacus, e incluso algún franjeado L. leucoptera que otro...
a
Y como mi cámara hace muy buenas fotos si uno se toma la molestia de seleccionar los parámetros adecuados, pero permite hasta al más tonto hacer vídeos medianamente decentes; pues basta ya de fotos y vamos con los vídeos. Primero uno (lo siento por los blancos quemados) de la estrella del día:

video

Vamos con otro de serretas medianas Mergus serrator; dos machos y una hembra. Qué ganas le tenía a los machos, por cierto; ¡qué bichos más bonitos!

video

Y ya para acabar uno de un espectacular macho de porrón osculado Bucephala clangula, con algunas hembras moviéndose alrededor.

video

21/11/09

Genios

En la Viña del Señor hay algunas personas que destacan por su inteligencia. De entre ellas, algunas son especialmente brillantes. Y todavía, entre los integrantes de este ya minúsculo grupo, descuellan los genios. Y un genio, con todas las letras, ha tenido que ser la persona capaz de discurrir semejantes genialidades con moscas muertas. Algunas fotos como la de arriba me llegaron ayer al correo electrónico, e indagando a través de Google descubrí enseguida la identidad de su autor: Señores, ante ustedes el genio de Magnus Muhr. Sueco tenía que ser...

20/11/09

La imagen del fracaso

Para no extenderme demasiado en esta entrada y aburrir a los que no os interese tanto el tema; decir sin más que en la imagen de arriba deberían haber aparecido muchas menos rayitas negras. Mis tres meses en Lund han sido una especie de carrera contrarreloj en los que mi estado de ánimo alternaba entre el “buffff... No acabo con todo ni de broma” y el “esto marcha; ¡al final me va a sobrar tiempo y todo!” según los días (o las horas). Y ahora, a una semana de que llegue Javi y dé por concluida mi estancia en esta facultad compruebo que efectivamente me va a sobrar tiempo, aunque no por el motivo que querría...
Aunque bueno, quejar no me quejo mucho, porque resultados tengo para aburrir (¿literalmente? Espero que no...). En dos meses y medio he procesado y analizado la prevalencia y diversidad de infecciones parasitarias de 723 muestras, que no está tan mal (hacer lo mismo con 100 muestras menos me llevó cerca de un año en España, aunque creo que la única diferencia real está en la cantidad de distracciones...). Sin embargo me voy a quedar con las ganas de analizar también la intensidad de esas infecciones, que no lo puedo hacer en Madrid y en realidad era el objetivo último a realizar durante la estancia; y todo porque hay demasiadas rayitas y no queda tiempo para hacer que haya menos... En fin, escribiré a mi director y ya se nos ocurrirá algo; probablemente volver después de Navidad (y después de las nieves perpetuas, espero) una semana o así en plan intensivo una vez hayamos conseguido con más calma en Madrid disminuir el número de rayitas.
Ahora, eso sí: qué bonitos lucen los geles con el nuevo método... :-)

18/11/09

Dos películas (o algo así)

Ya sabéis que, en general, yo no soy muy de música. Sin embargo sí hay un momento o dos en la semana en los que me gusta escuchar algo de fondo, que es cuando toca planchar. Y, si la conexión lo permite, abandono el culto casi idolátrico a la banda sonora de HNMPL que tengro grabada en el ordenador a favor de algo de variedad a través de YouTube. Y últimamente me ha dado por pasear por París de la mano de los grandes: Por un París idealizado, por supuesto: Un París de entreguerras que arrastra las erres por bulevares otoñales mojados por la lluvia; de parejas que, bras dessus, bras dessous, caminan bajo sus paraguas hacia el Olympia; de bruma que sube desde el Sena mezclada con el gorjeo de un acordeón...
Y entre vídeo y vídeo, de forma inesperada, me topé de bruces con Charles Trenet y con una canción que supe de memoria en su día y que ya había olvidado: Y’a de la joie. Esta canción constituye además el armazón en torno al que se estructura Effroyables jardins; que es junto con Las flores de Harrison una de las mejores películas bélicas que he visto. Si bien son muy distintas (ésta escupe sin quitarle un ápice de crudeza toda la brutalidad de la guerra de los Balcanes; aquella es una historia de almas nobles que evoca más de lo que muestra) ambas consiguen remover por completo al espectador. Que la guerra es una mierda ya lo sabemos todos; que una película te haga vivir lo que ya sabes no lo consiguen todas...

17/11/09

Murcia, qué hermosa eres...

Como en todo, con las rarezas también hay grados... Desde luego puedo decir que he disfrutado un montón con todas las que he visto, ya que la “rareza” intrínseca de estas aves basta para hacerlas muy atrayentes; sin embargo mucho mejor que ir a verlas tiene que ser encontrárselas, por ejemplo (un finding, que se llama). Y si lo que te encuentras es un 1st for Spain, pues ya no te digo nada... Y si además de todo eso no es una mierdecilla marrón que has podido ver durante 5 min y que nadie va a volver a ver (como el más que probable meritorio zarcero escita Hippolais caligata de Ferrol de este otoño), sino un pedazo de bicho como el martín-pescador alción Ceryle alcyon que se encontró ayer Antonio Jesús Hernández en Murcia... Bufff; ni me imagino lo que tiene que ser eso...
Pues sí, un pedazo de martín pescador americano, grande como una grajilla y con apenas un puñado de citas en Europa: Un bicho que desde luego (y aún queda mes y medio; miedo me está dando este 2009) es el acontecimiento ornitológico del año en nuestro país; más aún que la gaviota rosada... Muchos más detalles y unas fotos de ésas que hacen babear aquí.
Lo que os decía, que siempre he querido conocer Murcia :-)

16/11/09

Antiniebla

Por comparación con el resto de los días que llevo aquí, me he dado cuenta esta mañana de que, aunque haber ha habido de todo, la niebla cerrada de hoy no es así muy habitual. Y ahora que nuestra DGT está cargando más las tintas en la prevención de los atropellos a peatones, me parece oportuno comentar que eso la gente es algo que aquí se toma muy en serio: Chalecos, bandas reflectantes en brazos y piernas, pequeños pilotos rojos supongo que a pilas en la espalda de los ciclistas... Majos la mayoría no serán, pero cívicos un rato largo. Y además como ya vimos que carecen de todo sentido del ridículo, pues eso que llevan ganado para pasearse como árboles de Navidad con patas...
Lo mejor ha sido ver desde la ventana del bus una intrigante lucecita roja moviéndose a un par de metros de un paseante. Al acercarnos más, se descubrió el misterio: Colgando del collar, el perro llevaba su propia luz antiniebla.

15/11/09

Cosas que no son

Sé que no puede ser, que tenía que estar haciendo otra cosa, pero... hoy por la calle me he cruzado con un ciego que iba leyendo un mensaje en el móvil.
Lo cual me trae a la memoria un hecho todavía más extraño que vimos mi hermana mayor y yo allá por el puente de mayo de 2004, cuando fuimos a pasar unos días de turistas en Madrid, parando en casa de mi hermano. Por aquel entonces mi hermano vivía en Estrecho; y al apearnos del vagón del metro en ese trasbordo horrible de la línea 6 a la 1 en Cuatro Caminos, un ciego que bajaba también del nuestro se giró de repente entre la multitud del andén y saludó a voces a otro que también salía, dos o tres vagones más allá...

14/11/09

Dejando huella


Ojalá que no lea nadie esta entrada de hoy, tan ridículamente autocomplaciente... Poco queda ya para que me vaya de Lund con más o menos resultados (todo dependerá de lo bien que se me dé esta recta final) y lo mucho que he aprendido, pero me alegro de creer dejar algo mejor que como me lo encontré al venir; es parte de lo bueno que tienen estas estancias, supongo: favorecer el intercambio de experiencias entre centros.
El principal de mis descubrimientos suecos no tiene nada que ver con mis muestras, sino que ha sido comprobar que existe el sustituto perfecto del bromuro de etidio (una sustancia altamente carcinogénica que se usa para revelar dónde hay bandas de ADN en geles de agarosa): el GelRed. Es más sensible y en absoluto peligroso; y ojalá consiga hacer que todo el mundo lo use en el caótico Departamento de Genética al volver a Madrid, donde el complicado protocolo de trabajo con el bromuro de etidio es de todo menos cómodo y útil.
EL GelRed se ha ido implantando aquí durante mi estancia, que además ha servido para mejorar el protocolo de tinción de geles que seguían aquí. No sé a qué iluminado se le ocurrió que la mejor forma era hacer un gel y dejarlo en un baño con el tinte (bromuro de etidio o GelRed) durante “el tiempo suficiente” antes de usarlo. En el resto de laboratorios que conozco, el nuestro incluido, el colorante se añade directamente a los geles fundidos antes de que solidifiquen, con lo que uno tiene al momento lo que quiera. Este sistema sueco no traía sino quebraderos de cabeza, porque la gente cogía geles de otros, nadie controlaba si la concentración de colorante del baño seguía siendo la adecuada a lo largo del tiempo hasta que era imposible ver bandas... Total, que a sugerencia mía (ejem...) durante una reunión de laboratorio se decidió probar con el “sistema español”. Staffan me pidió (eso, por hablar...) que lo pusiera a punto aquí; y tras unas cuantas pruebas la imagen tan bonita que os pongo arriba, en la que un gel teñido “a la madrileña” muestra perfectamente visibles las bandas de un marcador cada vez más diluido, acabó de convencer a todos; y el nuevo sistema es el que se usará de ahora en adelante aquí. Y fueron felices, y comieron perdices...
Madre mía, qué ladrillo para no decir nada interesante.

11/11/09

Del Cielo desde el cielo

Volviendo hace una semana de Madrid al norte aproveché como suelo hacer el tiempo del viaje para rezar el Rosario. Y al volar sobre no sé dónde, volví a darle vueltas a una idea que siempre me ronda en estos “rosarios itinerantes”: Aunque básicamente es siempre igual, hay por ahí distintas “versiones” del Rosario, que varían ligeramente en las oraciones introductorias o las finales; algo normal en tradiciones que se han mantenido oralmente a lo largo de los siglos (cada abuela cuenta el mismo cuento de manera algo distinta, según se lo haya contado la suya)... El caso es que en la que yo aprendí, se reza al final “por la persona e intenciones del sr. Obispo de esta diócesis”. Y cuando uno está en su territorio pues sabe a quién está encomendando, pero si se lleva todo el día de viaje... El miércoles pasado pues, sin saber ni sobre qué país me encontraba, me hizo gracia pensar en el obispo, seguramente la mar de majo, al que le caían ese día del cielo oraciones por partida doble.

10/11/09

¡Glub!

Comienza a ser un tópico anual en las noticias oficiales y oficiosas lo pronto que se comienzan a preparar las ciudades para la Navidad... Y siguiendo la tónica general, ayer en Södra Sandby tuvimos nuestra propia sesión de fiestas anticipadas: Supongo que movidos por el día radiante y soleado que tuvimos ayer, en el que las grajas aparecían y desaparecían entre los aguaceros a modo de burlonas golondrinas de Bécquer, a Sofia y a Oskar les entró una especie de telele invernal y corrieron al supermercado a comprar una botella de glögg (pronúnciese algo así como "glub"), el vino especiado que se toma en los países nórdicos acompañando las comidas navideñas. Después de cenar tomamos sendas tazas de este vino con un fuerte aroma a jengibre caliente, con pasas y almendras molidas; y bizcochos y galletas. Mientras, a través de ese gran producto local que es Spotify, sonaba una versión sueca del Stille Nacht tan incomprensible y seguramente paganaza como la que canta Chewbacca... Ya que, gracias a Dios, no tendré que estar aquí hasta tan adelante, me gustó celebrar anoche este remedo mes y medio adelantado. Me voy a volver a España con ganas y contento, pero, con todos los defectos que tengan, voy a echar en falta a mis compañeros de casa.

9/11/09

"Hacerse el sueco": Pinceladas de la vida en Escania (VI)

Emulando el entusiasmo que mostraban los noruegos con el asunto, a los suecos también se les ve unos fans incondicionales de las camas elásticas. No tengo ni la más remota idea de de dónde les vendrá a los nórdicos semejante pasión por dicho artilugio, pero lo cierto es que en prácticamente todos los jardines de los chalecitos de Lund se puede ver una como la que ilustra la entrada de la Wikipedia sobre el tema (con nórdico saltando incluido)...
a

... O como la que había en la residencia de profesores visitantes (sí, de profesores) de la Universidad de Ås, donde Alberto estuvo un tiempo alojado y donde tanto él como Martín hicieron buen uso de la misma.
Y, como de vídeos de gente dándose batacazos en camas elásticas se podrían llenar horas, va una mínima selección de YouTube sobre el tema:

a

7/11/09

Sir David y la libélula

Con motivo de la entrega que se le hizo el mes pasado del Premio “Príncipe de Asturias” de Ciencias Sociales, El Mundo publicaba esta entrevista a nuestro querido Sir David, de la que me gustó particularmente un párrafo:

P- ¿Qué ha aprendido de los animales?
R- Aproximarme a los animales para descubrir qué tenemos en común sería una actitud muy egocéntrica. Si me acerco a ellos es para ver, precisamente, lo que me difiere de ellos. No tengo nada que ver con una libélula. Tal vez haya aprendido algo de ella, pero lo que me transmite es, principalmente, fascinación.

a
Y no sabría explicaros muy bien por qué... Tal vez sea porque deja traslucir una actitud vital diametralmente opuesta a esa otra del rebujito “Madre Tierra-espíritu de la naturaleza-buenrollismo”, que me da especial repelús. O, dicho en otras palabras de otro idioma con un dicho que no quiere decir eso: “Un home é un home; e un gato un bicho”. O tal vez sea todo un pedaleo mental mío...

Y además, cuando se ponen a tiro, a mí también me gustan las libélulas...
a
Ya para cerrar; otro extracto: "Me sorprende que mis programas para la televisión inglesa, me hayan hecho popular en España. Tal vez sea porque los animales no necesitan traducción. Ellos son los verdaderos protagonistas" ¡Pobre Sir David! ¡Mal sabrá él de las espantosas traducciones que de sus documentales perpetran en este país...

5/11/09

Cambios

Ayer al despegar de Madrid cerca de medio día yo iba de manga corta; el termómetro rozaba los 20ºC. Tres horas más tarde, Copenhague nos brindaba una calurosa acogida, con 2ºC, aguanieve y un viento endiablado. Cruzando el estrecho, Suecia mostraba una cara igual de amable... Esta mañana al levantarme amaneció más o menos despejado; por eso pensé que el leve velo blanco que cubría los campos era escarcha. Una mirada más detenida, sin embargo, me deparó una pequeña alegría: no era escarcha, sino la primera nevada del año... Así importa menos el frío.
Al ir el jueves pasado a la Facultad para imprimir los billetes del avión, descubrí que el legítimo ocupante de mi fantástico despacho había vuelto de Pakistán. En estos días me han recolocado en otro lado que, pese a mis temores, no es ningún agujero, sino el despacho “oficial” de visitantes. Lo comparto ahora con más gente y la silla es algo peor; pero sigue siendo mejor que el de Madrid. Para estos días está más que de sobra...

4/11/09

De vuelta en Lund

Falta de tiempo y de ganas, que no de cosas que contar, me han hecho no actualizar esto hasta hoy. También que me gustaba ver a mi abuela ahí cada vez que entraba para acceder desde aquí a los blogs que tengo enlazados... Pero ya estoy de vuelta en Suecia, y hay que coger tono de nuevo.
Estos cinco días en España me han venido personalmente muy bien; y aunque sean tonterías las que os cuente ahora, no deja de ser cierto y evidente que, si Dios permite un mal, saca después de él bienes mucho mayores. He estado muy a gusto en casa con mi familia, a la que no contaba con ver antes de Navidad. Y me he sentido muy querido y acompañado por todos mis amigos, por vosotros que me leéis ahora, que os habéis desvivido en mostrarme vuestro apoyo personalmente y por los más diversos medios. Y os quedo (como siempre) en deuda, por ser tan amables.
Si bien en Orense ha sido un poco un no parar, porque tras el entierro se puso mi tía (hermana mayor de mi padre) mala y ha habido que estar también muy pendientes de ella, pude escaparme un rato con Javi el sábado por la tarde a dar una vuelta, comprobando que (¡oh, sorpresa!) todo seguía igual y alegrándome al poder visitar, como el año pasado (I y II), la exposición con las obras ganadoras del Wildlife Photographer of the Year de 2008. De nuevo un bicho blanco y negro no ha sido el ganador pero sí mi preferido; uno que espero tachar antes de volverme a España
a
Antes de volverme a España, por cierto, dentro de cuatro semanas justas, el 2 de diciembre. Y además no espero volverme solo... Si Dios quiere y no surge algún contratiempo, Javi (el de Madrid) se vendrá los últimos días para pajarear a muerte... o todo lo “a muerte” que se pueda teniendo en cuenta que apenas tendremos horas de sol (je, mejor dicho, de luz; el sol a ver si lo veo en todo este mes...). Pues eso, un aliciente más para echar el resto en el laboratorio durante noviembre... ¡Nos vemos enseguida!