2/4/15

Más de Birmingham (De curso en Inglaterra, III)

 Al fondo en la foto, la cúpula del Oratorio que mencioné ayer. Pero hay mucho Birmingham a mayores del que vimos en la ruta tolkieniana; mucha diversión por delante.

 Una panorámica del cogollo de la ciudad, la Chamberlain Square, donde se agrupan ayuntamiento, museo y auditorio.

 Y un poco más allá, la catedral de San Felipe. Primer contacto de mis acompañantes con las tumbas "a ras de césped" de tantos atrios ingleses, que causaron cierto asombro. Yo me acordaba de Greyfriars...

 Aunque debido al tamaño de la ciudad no se hacen notar mucho, Birmingham tiene más kilómetros de canales que Venecia. Estos canales, que llevaron carbón y demás materiales durante la época "dura" de la Revolución Industrial, no transportan ahora más que algún pato despistado. Atravesando sin embargo la campiña en tren entre esta ciudad y Londres, sí se veía aquí y allá actividad de simpáticos barquitos en la red de canales del centro de Inglaterra.

 La biblioteca de Birmingham, la biblioteca municipal más grande de Europa.

"Revisores preparando una rejection de Nature en el S. XVIII". Anónimo.
 Y con esta estatua de tres próceres locales nos despedimos del centro de la ciudad...

 ... y volvemos a los parques y jardines. Os había prometido ayer narcisos, y aquí los tenéis.

 A mayores de los narcisos, pocas cosas más llamaban la atención entre la hojarasca del suelo. Estas pezizas rojas Sarcoscypha coccinea, por ejemplo.

 O algunas matas de pulmonaria Pulmonaria officinalis. Esta planta debe de ser uno de los pocos ejemplos reales que apoyen la arraigada desde la Antigüedad teoría de las signaturas, mediante la cual las plantas con propiedades medicinales curan el órgano al que se parecen. Las hojas de la pulmonaria "recuerdan" las máculas de un pulmón enfermo, y esta planta se ha usado durante siglos para tratar en infusión afecciones de las vías respiratorias.

 Una paloma zurita atenta a las migas de pan despreciadas por los patos. Una tarde distinta entre clase y clase (y sin cámara, me temo) acabamos como tontos la mar de entretenidos echando pedazos de manzana y galleta a los patos y barnaclas canadienses de un laguito.

 Aunque esta confianza de la fauna urbana puede a veces ser fatal, como descubrió este pobre tejón que encontramos bajo unas matas, suponemos que arrojado allí tras ser atropellado. En Reino Unido, donde los lobos se extinguieron hace siglos, el animal con que más conflictos tienen los ganaderos es el tejón, por ser éste reservorio y trasmisor de la tuberculosis bovina. Los programas de control de tejones hacen correr desde hace décadas ríos de tinta y bilis allí, en un país donde si la "solterona miembro de la sociedad protectora de animales local" es un tópico, es por algo.

Al tejón nos lo encontramos el último día, cuando arrancaba la tristeza de no poder entretenernos ya más en Birmingham. Pero esa tristeza tenía fácil arreglo: todavía nos quedaba un fin de semana en Londres...

1/4/15

El Birmingham Medio (De curso en Inglaterra, I)

 Sin ser fea (bueno, según barrios, como en todas partes) Birmingham no es ninguna ciudad que destaque por lo granado de su arquitectura o sus monumentos de interés. Sin embargo, la gente sabe buscarse las vueltas, y la Birmingham Heritage Forum ha sabido dotar la ciudad de un atractivo añadido diseñando una ruta por los lugares donde pasó su juventud uno de sus habitantes más conocidos: Tolkien. La familia del escritor se mudó desde Sudáfrica hasta esta ciudad siendo él pequeño, y allí vivió hasta que comenzó sus estudios en Oxford. Y a través de detalles reconocidos por él mismo en entrevistas, o realizando sin más suposiciones con mejor o peor fundamento, los estudiantes de su obra han querido relacionar varios de los parajes de Birmingham con otros de la Tierra Media. Y como la tarde del domingo en que llegamos y la del viernes al terminar el curso teníamos unas cuantas horas libres, pues de paseo que nos fuimos siguiendo sus huellas.

El piso donde nos quedamos nosotros estaba en el barrio de Edgbaston, junto al Oratorio fundado por el Beato Newman donde la madre viuda de los Tolkien llevaba a ambos hermanos a Misa, y en cuyo orfanato fueron acogidos al morir ésta siendo aún pequeños. En una calle por detrás se yerguen dos torres, que se verían luego transformadas en las torres de Isengard y Minas Morgul.

 Aquí las vemos más de cerca: la primera, Perrott's Folly, no fue más que el capricho de un apoderado local. La segunda es la ornamentada chimenea de una estación de bombeo de aguas.

 Otra torre, la del reloj de la Universidad de Birmingham, sería (o no) la inspiración evidente del Ojo de Sauron.

 Esto en Edgbaston. Pero nada más regresar de Sudáfrica, la familia vivió primero en otro barrio más al sur, Sarehole. Esa zona, de aquellas eminentemente rural, y todavía hoy bastante abierta y verde, sería la fuente de la inspiración de los paisajes de la Comarca, así a grandes rasgos...

 Moseley Bog está allí, un minúsculo fragmento de bosque anegadizo que se transformaría en el Bosque Viejo, y donde buscamos sin éxito tritones vulgares, para que pudiese yo aprovechar el viaje para tacharme algo...

Y en otro prado, accionada por las aguas cargadas de puestas de rana bermeja del río Cole, la aceña de Sarehole, imposible de fotografiar desde fuera por lo intrincado del ramaje. Lo que sí pudimos quedarnos a ver fue si alguno de los coches que cruzaba este vado bastante recrecido se quedaba estropeado en el medio o no...
Otros había en el grupo más fanáticos que yo de la obra de Tolkien (que es decir poco), y que disfrutaron mucho de todas estas visitas. También yo, claro, aunque para contentarme me llegaba con ver los céspedes alfombrados de narcisos por todas partes. Para mañana los dejamos.

31/3/15

Retornado (De curso en Inglaterra, I)

 ¡Buenas a todos! Ya de vuelta, tras una semana en las dos ciudades más grandes de Inglaterra: esa tierra donde la gente va de manga corta por la calle sin importar el viento o la lluvia, y luego se lavan las manos con agua caliente... Tendré bastantes cosas que contaros siempre que no se cuele algo más imperioso estos días de Semana Santa, semana que empecé el Domingo de Ramos rodeado de filipinos en una iglesuca moderna donde, en vez de ramos, la gente llevaba cruces de papel. Semana que pretendo continuar en Orense desde hoy mismo, tras no tener apenas tiempo de deshacer y rehacer maletas después de quedarnos en tierra en Heathrow el domingo por la tarde: se rompieron las cintas que recogen las maletas en el checkin y se armó un lío de narices, que en nuestro caso se solventó con una breve noche en un buen hotel y otro vuelo ayer a media mañana, todo por cuenta de Iberia.

Los cuatro viajeros, comiendo en un banco recién llegados a Birmingham el domingo 22
Y ya que he empezado a contaros cosas por el final, pues voy a despachar también el tema principal: el curso que tuvimos de lunes a viernes. Pues bueno, para qué mentir, podría haber estado mejor: la temática del mismo era bastante distinta a lo que me había imaginado, y según el profesor al cargo las clases variaban mucho de nivel... Pero hemos aprendido mucho para lo que nos costó, y además nos dieron muy bien de comer. Así que algo queda... aunque sean los michelines.

22/3/15

De infracción en infracción

Los que me conocéis más de cerca podréis aplicarme muchos calificativos, más o menos honrosos, pero creo estar razonablemente seguro de que pocos me consideraríais una persona especialmente proclive a quebrantar leyes y normas. Y sin embargo inadvertidamente termino por hacerlo, ¡y me entra una rabia soberana cuando me doy cuenta...! Todo por obra y gracia de nuestra bendita Administración y la claridad que la caracteriza; que ya sé el desconocimiento de una norma no exime de su cumplimiento y todo eso, pero... Qué necesario sería que los padres y/o la escuela nos preparasen un poco más para la vida "de verdad": para saber cómo funciona la Seguridad Social, cómo hacer los trámites de empleo, la declaración de la renta y todas esas historias... todo ello x17, claro, que luego nunca se sabe en qué dichosa comunidad autónoma va a terminar uno.
Mi última aventura tuvo lugar cuando quise renovar mi tarjeta sanitaria europea, para irme hoy adecuadamente cubierto al curso de Birmingham. Al solicitarlo por Internet me llegó un mensaje de error, indicándome que pidiese cita en una oficina. Y en la oficina vimos el origen del problema: que mi dirección postal estaba mal en la base de datos; pues vaya. Pero resulta que de paso me entero de que en mi situación de desempleo debería haberme apuntado en la S.S. como perteneciente a una categoría distinta de la que estoy. De que además debería haber pedido permiso en el SEPE para salir del país (no más de 90 días), y avisar después a la vuelta. De que... ya ni me acuerdo de con qué otras calamidades me amenazaban si no hacía esto o lo otro...
En fin. A Birmingham me voy asegurado, en cualquier caso, con un certificado provisional válido hasta el 31 de marzo. Y como vuelvo el 28, pues santas pascuas. O Santo Domingo de Ramos, más bien. Y además, en abril vuelvo a ser un ciudadano de pro: ¡me contrata JPT asociado al proyecto de investigación vigente! :-) Es decir, a seguir disfrutando, haciendo lo mismo que cada día (búsqueda de postdocs incluida), pero a cambio de un sueldo. Que no es moco de pavo...

21/3/15

Recochineo primaveral

Llegó ayer la primavera con recochineo: recochineando los coches, y tan cubierta que hasta el eclipse de sol nos hubiera dejado más luz, si llegara a poder atravesar las nubes. Y por la tarde más frío, más viento y más agua. Si al final va a hacer mejor tiempo mañana en Birmingham y todo... ¡cómo echo de menos el final de invierno!

20/3/15

"Subsanita tiene un ratón..."

Dejemos a un lado las alegrías de ayer y volvamos a la exasperante realidad: la de los trámites administrativos, que no deja de darnos alegrías ni los festivos autonómicos.... Hace un par de semanas me dijeron que había salido la lista de subsanación de los Juan de la Cierva - Incorporación, la convocatoria que estaría en el escalafón superior al mío. Le eché un ojo, por pura curiosidad, y vi que a todos los que tenían que subsanar les faltaba el mismo documento: el currículum en formato CVN... "qué panda", pensé, "cómo han podido hacer eso mal. Deben de ser extranjeros o algo y no haberse enterado bien"; pues el dichoso CVN, el currículum con el formato más incómodo inventado, es una de las claves del Estado del BienMalestar Investigador...
... Por supuesto, pasadas dos semanas, ¿con qué me encuentro? Con que todos los que deben subsanar de la convocatoria Juan de la Cierva - Formación, tienen que subsanar exactamente lo mismo, servidor incluido. Y os aseguro, queridos lectores, que en su día en enero adjunté con mi solicitud el currículum más normalizado que se haya visto en estas tierras... a saber. Se habrá generado alguna página mal en el pdf. O lo habrán perdido en la web, la misma web que ayer, cuando quise volver a subir el documento, no dejaba de darme errores. A ver si hoy se decide a funcionar bien...

19/3/15

Carpetazo

¡Por fin! ¡Por fin puedo dar por concluida mi tesis, año y medio después de la lectura! Por fin esta semana me han escrito de la cuarta revista en que hemos probado suerte contestando que aceptan para su publicación el artículo que me quedaba. Dichosa base de datos de currucas tarifeñas... son las muestras que empecé a analizar nada más comenzar la tesis, allá por 2008. Unos datos con los que ya no sabía qué hacer: los analicé de mil maneras distintas, otras tantas veces reescribí el trabajo, otras tantas veces lo rechazaron... y ¡por fin!, me he librado del mismo. Con más sensación de alivio y hartazgo que de alegría como veis, pues ya tenía el trabajito atascado como un trozo de comida en los dientes...

Bueno, pues a seguir publicando. Otros vendrán que se atasquen después de éste, así que lo mejor será tener varios circulando a la vez... qué mal, qué responsabilidad cuando esto depende del trabajo de uno. Qué poco se valora la vagancia.