3/7/15

Armas químicas

Aunque el artículo original de Nature es de 1981 ya, yo no me enteré hasta esta semana, y me pareció algo tan sorprendente que creí que se habría descubierto hace nada... la historia, que podéis encontrar aquí desarrollada por extenso y con mucha más gracia, no tiene desperdicio: técnicamente consiste en que las larvas de una especie africana de crisopas, que viven dentro de termiteros alimentándose de sus legítimas ocupantes, liberan a partir de unas glándulas del abdomen unas alomonas gaseosas que tienen un efecto paralizante sobre las termitas (pero curiosamente no sobre otros insectos). Una vez la infortunada termita está paralizada, la larva de la crisopa se la puede comer tranquilamente... Eso "técnicamente". Pero dicho de otra manera más campechana, la larva de crisopa se tira un pedo paralizante en las narices de la termita. Y funciona.

2/7/15

Entretenimiento bimestral

Os dejo con el número de verano (julio-agosto) de EMNMM, con un reportaje sobre uno de los bichos más carismáticos del bosque a cargo de quien ya sabéis. Pero no os perdáis en este mismo número las creaciones de un pavo llamado Klaus Enrique, yo desde luego alucino con lo que da de si la mente de algunos...

1/7/15

Mejor escoger a otro...

 En la lista de investigadores canadienses con los que contactar para redactar conjuntamente una solicitud postdoctoral, me encontré ayer con este pobre hombre:

Sabiendo que al desgraciado le quedan cinco meses justos, mejor pedirla con algún otro, ¿no? No vaya a ser que se prolongue más de la cuenta el periodo de resolución...

30/6/15

Música festivalera

El escenario del Madgarden '15 tal cual se ve desde mi despacho, ya prácticamente terminado. Este festival, que celebra éste sólo su segundo año de existencia, es sin embargo más atractivo que el otro que se celebra en la Complutense (el DCode, en septiembre), pues los artistas son mucho más variados. Bueno, tal vez mejor que "festival", fuese llamarlo "ciclo de conciertos", ya que no deja de prolongarse durante todo un mes... en fin, seguro que encontráis algo que os llame la atención lo suficiente como para venir algún día... y de paso hacerme una visita.

29/6/15

Corrección político-festiva

Llevo algún tiempo sin actualizar, lo siento; es que este fin de semana hemos tenido algo de lío. Falleció el viernes la viuda de uno de mis tíos paternos y desembarcaron por la noche en casa mis padres y mi hermana Alda, y hasta ayer.
Ir por la calle con mi familia, y con los aligustres en plena ebullición, inevitablemente me traslada a las fiestas del Puente, aunque quede aún cerca de un mes. Y me acordé del momento en que, sin conocer aún el término, descubrí lo que era "lo políticamente correcto": sucedió al caer la tarde cuando, después de pasarme por las tómbolas a rebuscar infructuosamente entre los boletos tirados al suelo aquella combinación que me permitiese hacerme con un loro, quise ir a montar en las atracciones. Quería subir a lo que creo que oficialmente se llaman "sillas voladoras" y oficiosamente "las cadenas", pero a lo que en casa llamábamos de otra manera: "¡quiero ir a subir en los gitanos!", le dije a grito pelado a alguna de mis hermanas, que inmediatamente me hizo callar, con cara de susto, diciendo que a ver si se iban a enfadar por decir eso... y me temo que la anécdota no da más de sí, pero aquí queda escrita. No me lo tengáis muy en cuenta, que hace mucho calor y no pienso atinadamente...

24/6/15

La cabra tira al frotis

 ¡Sangre, ya veis! De la primera de las lagartijas de Aranjuez, para más señas. Ya sé que os dije que estas muestras no era mi trabajo analizarlas, sino el de la tesis de Álex; pero tener en el laboratorio la sangre de un animal no visto antes era una tentación demasiado grande como para no echarle un vistazo...

Máxime cuando, al ir a enseñarle a Álex cómo se miraban los frotis, el tercero con el que probamos resultó estar hasta la bandera de parásitos sanguíneos, con lo mucho que nos gustan. Era de esperar, pues al igual que sucede con las aves, entre los reptiles casi lo raro es no estar infectado con algo; era de esperar, pero no por eso nos hizo menos ilusión vernos por vez primera cara a célula con estos bichejos. Estamos aprendiendo todavía, pero tienen toda la pinta de ser parásitos del grupo de las hemogregarinas, muy posiblemente del género Karyolyssus, aunque para distinguir los géneros de este grupo de parásitos es necesario recurrir a las partes del ciclo vital que suceden en el hospedador invertebrado. Es un ciclo curioso, por otra parte, pues para cerrarlo, el mismo animal hematófago que se infecta al alimentarse de un reptil (suelen ser "mosquitos" en sentido amplio o ácaros hematófagos, que es lo normal en lagartijas; pero en animales acuáticos pueden ser incluso sanguijuelas) debe ser después consumido por un segundo reptil, al que infectan atravesando las paredes del tubo digestivo y llegando así a la sangre... lo que hay que ver. Estamos aprendiendo todavía, como digo, pero de momento nos está gustando mucho :-)

23/6/15

Verano

Disfruté horrores este fin de semana saliendo a la calle, sin más. Tras pasar tres semanas lagartijosas alejado de mis rutinas semanales, la alegría fue grande al volver a transitar despreocupadamente por los recorridos habituales: San Bernardo, Plaza de Oriente, Sol, Plaza de España... Paseando en solitario junto a mil y un madrileños más, y también en compañía. Bebiendo sol y un vaso de horchata. Cogiendo ciruelas de los árboles del Parque del Oeste. Otro verano waughiano que da comienzo...