31/10/14

Ver rarezas por la tele

Sigo en la línea de ayer, con cosas que no he visto y me gustaría ver... Os he hablado alguna vez ya del concepto de "bimbo de salón" (armchair tick): que a uno le separen una especie en dos y, como ha visto ya ejemplares de esas dos, sin hacer ningún esfuerzo adicional aumenta en una unidad su lista de lo que sea. Pues algo similar (más o menos) debe de ser estar cómodamente sentado en casa y ver una megarrareza por la tele... o, por ser más exactos, verla en el ordenador al revisar las imágenes tomadas por cámaras activadas por control remoto. En todo el Pirineo hay varias de estas cámaras colocadas en muladares, básicamente para, sin molestar, hacer seguimiento de quebrantahuesos y otros buitres que puedan llevar marcas identificables. Pero a la carroña no bajan sólo los buitres, sino también las águilas y otras rapaces, y hace unos días se produjo así la segunda cita para España de águila imperial oriental Aquila heliaca: el bicho se hizo un selfie con una cámara de vigilancia. Y al igual que la de la primera cita (que ya es casualidad) se trata de un ave eslovaca anillada. La historia, bien documentada, aquí.

30/10/14

El mosquitero de wasap

Wikifoto
Como hace tanto que no veo ni una rareza ni un bicho nuevo, pues me conformo pensando qué quiero ver, a ver si así a base de desearlo mucho se acaba haciendo realidad, como en las historias para niños. Y me consuelo también con el que dicen que es de los tontos: al preguntarle a Javi, así sin venir a cuento, qué pájaro tenía en la cabeza, enseguida respondió lo que yo ya sospechaba, porque ambos le tenemos muchas ganas: un mosquitero bilistado. Un pajarillo siberiano, pero cada vez menos raro por Europa: de hecho cada año vienen detectándose tantos en nuestro país (del orden de la veintena) que, siendo un pajarillo tan enano y pensando en que si se han visto veinte, cuántos no se habrán visto, estoy convencido de que pese a ser una rareza tenemos cada año muchos más de estos en España que de otras muchas especies no consideradas raras, pero más visibles. Es además un pájaro que parece que tiene una querencia especial por los jardines y similares, de forma que es la típica rareza que el pajarero de turno se encuentra en los árboles en frente de su casa... y claro, a todos los que no lo hemos visto nos llevan los demonios...
Javi y yo tenemos el pájaro de marras en la cabeza, y sobre todo su reclamo, que normalmente es la primera pista disponible para encontrarlo. En la cabeza y en el móvil.  Breve, llamativo y directo como es, estoy por ponérmelo de tono de wasap...

28/10/14

Nuevos aires

Como quiera que, entre otras muchas razones, mandar parece tener un nosequé que hace que los que mandan no estén muy dispuestos a dejar de hacerlo, nos acostumbramos a ver a los que mandan perpetuarse en unos u otros cargos (o perpetuarse en la oposición al menos), y en momentos actuales en los que parece que se abre un poco la puerta a la juventud y a la renovación en distintos frentes, uno espera que las cosas cambien un poco de rumbo, a poder ser para bien. Este comentario generalizador viene al hilo de que ayer se celebraron elecciones a director de departamento, y tras conseguir una mayoría suficientemente holgada mi Sr. Exdirector, que a la sazón cuenta con la edad de mi hermana mayor, es el nuevo timonel de dos plantas y media de la Facultad (que es lo que ocupamos). El "programa electoral" no tuvo reparos en señalar todos los males endémicos del departamento de Zoología (necesidad de racionalizar el uso del espacio disponible para que todo el mundo tenga un espacio suficiente, necesidad de renovar plantilla captando postdocs -ejem, ejem- brillantes y similares, necesidad de replantear los contenidos de los másteres para hacerlos lo suficientemente atractivos pese a las tasas prohibitivas de la Complutense, que a tantos alumnos repelen...), y ya sea "gracias a" o "a pesar de" esto, su candidatura ha salido adelante. A fin de cuentas quien realmente gobierna el Departamento no es el Director, sino el Consejo (es decir, todo quisqui... menos los becarios y el PAS, que podemos escoger sólo unos pocos representantes), y el Consejo es de natural muy inmovilista (¡toma democracia directa!), de modo que veremos a la vuelta de cuatro años qué se ha conseguido hacer de todo lo que se quería... se agradece al menos que comience con buenas intenciones.

27/10/14

Te comería a versos

 "¿Te has enterado de lo de 'Madrid, te comería a versos'?", me dijo Vero cenando el viernes. "No" "Pues resulta que una serie de artistas de un grupo portugués han pintado hace unas noches frases románticas en varios pasos de cebra de Madrid; se está comentando bastante estos días en las redes...". Como descripción resumida, la verdad, se ajusta bastante a la realidad. Y ahí se quedó el dato, aparcado en el viernes por la noche y sin dar señales de vida en todo el sábado. Hasta que ayer, en mi calle a la altura de Meléndez Valdés, me encontré con esto:

En el enlace de arriba aparece un mapa de Madrid que permite localizar las distintas pintadas, pero haberme encontrado así esta "rareza", sin haber salido a buscarla siguiendo las indicaciones de otro, me hizo bastante ilusión, la verdad; como cualquier encuentro inesperado. Ea pues, ¡salid a pasear, que hay que aprovechar estos días de sol!

25/10/14

El "Dodosaurio"

Nada que ver...
 De entre las noticias de esta semana, me quedo con una que ha salido en las secciones de Ciencia de todos los periódicos: tras varios años reconstruyendo un par de esqueletos en buen estado de conservación y cuyas piezas permitían además completar mutuamente los huecos, este lunes en Nature se publicó la descripción del aspecto completo del Deinocheirus mirificus...

"¡Qué brazos más grandes tienes!"
"Para abrazarte mejor..."
 Deinocheirus. Igual a muchos no os dice nada, pero para el que antes fue el típico niño con la fiebre por los dinosaurios, es un nombre cargado de misterio: esta especie se descubrió en Mongolia en 1965; en concreto lo que se encontraron fueron dos brazos. Dos brazos en muy buen estado de conservación, pero nada más que dos brazos y ni rastro del resto del animal. Dos brazos sin cuerpo y sin cara que ponerle. Y dos brazos que, por lo demás, eran enormes: de dos metros y medio cada uno. Pero, aunque enormes, los brazos tenían una pinta fácilmente reconocible, igual que si uno encuentra una pata puede fácilmente decir si es de vaca o de caballo: eran dos brazos de ornitomimosaurio, un grupo de dinosaurios con hechuras de avestruz (cuellos y patas largos) y estilos de vida seguramente similares, animales hechos para vivir a la carrera, como los reflejados en la escena de la estampida de los Gallimimus de Parque Jurásico. De modo que, del mismo modo que hubieran pintado una vaca gigante, los libros de dinosaurios que quisieron ilustrar un Deinocheirus pintaron simplemente un Gallimimus sobredimensionado.

... y nada que ver tampoco. Todas las imágenes son de la wiki salvo la última, que es del artículo original
¡Pero eso se acabó! Porque, del mismo modo que los dodos, pese a ser palomas gigantes, no se parecían apenas a una paloma normal, cuesta reconocer en el Deinocheirus real a sus parientes de menor tamaño. Pues el Deinocheirus, como el dodo, resultó ser un animal muy grande, rechoncho y de patas fuertes y anchas hechas para tomarse la vida con calma. Y además con el rostro ensanchado en un a modo de pico de pato, algo que, claro está, nadie hubiera podido imaginarse antes. Para que luego se fíe uno de las apariencias...

23/10/14

El "eterno retorno"

Wikifoto
A medida que pasan los meses, uno ve con un puntito como de melancolía cómo, mientras siguen llegando las últimas negativas de distintas convocatorias de becas postdoctorales públicas o de fundaciones solicitadas en primavera, las de la temporada de otoño vuelven a estar disponibles; las primeras la de la Xunta de Galicia y la de la Fundación AXA Seguros. Melancolía, o pena, digo, por ser consciente de que a lo largo del curso pasado mi "haber" no ha aumentado apenas: un solo artículo, de los varios que podrían haber salido y en los que sigo todavía trabajando -poco-; de forma que el resultado al volver a pedir estas mismas convocatorias es más que previsible... pero bueno, no por eso vamos a dejar de pedirlas, claro. A ver si con la tesis premiada me ven ya con mejores ojos...

22/10/14

Hiperparásetas

 ¡Hace tanto que no salgo al campo, entre pitos y flautas! No saco los prismáticos a pasear desde hace casi dos meses ya; principalmente porque el campo para mí es algo con un gran componente social, y salir solo me resulta casi tan extraño como beber solo. Y últimamente parece que, o diluvia, o todo el mundo tiene planes los fines de semana... pero bueno, como a veces esos planes incluyen campo a su vez, puedo tirar de las vivencias ajenas para ir rellenando estas líneas.

Tremella aurantia, y dentro del círculo, lo poco que queda ya del Stereum hirsutum original
 Las fotos que ilustran esta entrada, precisamente del entorno del embalse de San Juan que he enlazado arriba, me las envió Álex el pasado fin de semana, entre otra miríada de fotos de setas. Y no sale en ellas sólo un hongo especialmente colorido, sino una "historia" de la que yo era totalmente ignorante hasta hace nada: en la naturaleza hay muchos parásitos (si habéis estado en mi tesis lo sabréis bien, jeje), tantos que de hecho hay hasta parásitos que parasitan otros parásitos, lo que se conoce como hiperparasitismo. Y estando los hongos entre los principales organismos descomponedores y parásitos, no debería haberme sorprendido tanto saber... que hay setas que parasitan a otras.

¡Si es que dan ganas de comérsela!