23/10/14

El "eterno retorno"

Wikifoto
A medida que pasan los meses, uno ve con un puntito como de melancolía cómo, mientras siguen llegando las últimas negativas de distintas convocatorias de becas postdoctorales públicas o de fundaciones solicitadas en primavera, las de la temporada de otoño vuelven a estar disponibles; las primeras la de la Xunta de Galicia y la de la Fundación AXA Seguros. Melancolía, o pena, digo, por ser consciente de que a lo largo del curso pasado mi "haber" no ha aumentado apenas: un solo artículo, de los varios que podrían haber salido y en los que sigo todavía trabajando -poco-; de forma que el resultado al volver a pedir estas mismas convocatorias es más que previsible... pero bueno, no por eso vamos a dejar de pedirlas, claro. A ver si con la tesis premiada me ven ya con mejores ojos...

22/10/14

Hiperparásetas

 ¡Hace tanto que no salgo al campo, entre pitos y flautas! No saco los prismáticos a pasear desde hace casi dos meses ya; principalmente porque el campo para mí es algo con un gran componente social, y salir solo me resulta casi tan extraño como beber solo. Y últimamente parece que, o diluvia, o todo el mundo tiene planes los fines de semana... pero bueno, como a veces esos planes incluyen campo a su vez, puedo tirar de las vivencias ajenas para ir rellenando estas líneas.

Tremella aurantia, y dentro del círculo, lo poco que queda ya del Stereum hirsutum original
 Las fotos que ilustran esta entrada, precisamente del entorno del embalse de San Juan que he enlazado arriba, me las envió Álex el pasado fin de semana, entre otra miríada de fotos de setas. Y no sale en ellas sólo un hongo especialmente colorido, sino una "historia" de la que yo era totalmente ignorante hasta hace nada: en la naturaleza hay muchos parásitos (si habéis estado en mi tesis lo sabréis bien, jeje), tantos que de hecho hay hasta parásitos que parasitan otros parásitos, lo que se conoce como hiperparasitismo. Y estando los hongos entre los principales organismos descomponedores y parásitos, no debería haberme sorprendido tanto saber... que hay setas que parasitan a otras.

¡Si es que dan ganas de comérsela!

20/10/14

Poniendo los intermitentes

Dos meses después de empezar a correr, sigue dándome tanta pereza como la primera vez, y más ahora que al currar por la tarde salgo nada más levantarme; pero al menos ya no me duele nada, ni durante ni después. Le he cogido en este tiempo el gusto a ir a la pista del Canal, porque el suelo de goma se agradece a la hora de pisar, pero sobre todo porque al haber tanta gente uno se siente más acompañado, y lo que es más importante aún, tiene con quién medirse... pues admitámoslo: es prácticamente imposible desligar "correr" de "echar una carrera". Entre el segundo día que salí, en que sólo fui capaz de adelantar a los señores mayores que iban andando, y ahora, he mejorado algo en forma física, pero sobre todo mi puntito de orgullo está la mar de contento. Lo más reconfortante sin duda es enganchar una liebre en una de las vueltas e ir pisándole los talones un buen rato, para después, e intentando poner cara de sufrimiento cero, adelantarla e irla dejando atrás... ¡y cómo fastidia cuando es uno el lagomorfo, hay que ver...! En fin, nunca hubiera pensado que esto de correr era tan entretenido.

19/10/14

La noticia de la semana

La noticia de la semana, de entre las muchas que ha habido, es sin duda la de que España haya conseguido un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Será sin duda una ocasión única para declarar públicamente nuestro empeño en propiciar un diálogo de franca distensión, que permita hallar un marco previo que garantice unas premisas mínimas que faciliten crear los resortes que impulsen un punto de partida sólido y capaz, de este a oeste y de sur a norte, donde establecer las bases de un tratado de amistad que contribuya a poner los cimientos de una plataforma donde edificar un hermoso futuro de amor y paz...

18/10/14

Como la gente normal...

Finalizó ayer mi primera semana de vuelta oficial en el mercado laboral... tras los nervios del primer día, la verdad es que el trabajo no se hace nada pesado: cada llamada tiene su historia distinta, y entre una y otra siempre hay correos que responder u otras tareas que gestionar, de forma que las cinco horas se pasan volando. Ahora pues, perdido el miedo, lo que toca es empezar a apretar el acelerador, pues lo que más se valora para aguantar en el puesto es la productividad: hacer (bien) más cosas en menos tiempo.
No ha sido pues el contenido del trabajo lo que me ha hecho fruncir el ceño esta semana, sino el hecho de tener, por primera vez, un trabajo "de verdad", con sus horarios, normas y demás. Cierto es que en la Universidad uno curra mucho, y a cambio de nada durante este último año, pero... nadie negará que se vive bien, dependiendo a efectos prácticos uno sólo de sí mismo, pudiendo echar diez y once horas, pero sin tener que pedir permiso ni ajustarse a tiempos para ir al baño o salir a comer algo... Pero en fin, siendo ésta la única queja que tengo del nuevo trabajo, bienvenida sea, que por lo demás agradecido estoy.

17/10/14

Para el finde...

Para que paséis entretenidos el finde con una sonrisa (al menos algunos de vosotros), os dejo con uno de mis descubrimientos recientes más afortunados: la cuenta de Twitter de Científico en España. Aprovechad para poneros al día ahora que aún no lleva demasiado recorrido...