27/3/10

El despacho de Jaime (va de fotos)

Mesa no tiene, pero tampoco le hace falta...
a
Este año que Chechu tiene unos cuantos alumnos encantados de ayudarle creo que no pisaré (mucho) Prado Herrero. Sin embargo, las ganas de salir al campo, y de ver en concreto el desperezarse primaveral de la Sierra, me han hecho acompañar encantado a Jaime esta mañana a revisar cajas nido de estorninos negros en la dehesa boyal de Soto del Real (en "su despacho", como lo -gracias Compostela- llama su hermana, que también vino).
a
Cajas nido como ésta, por ejemplo. En esta época del año, al inicio de la época de cría, los estorninos visitan poco la colonia: una vez toman posesión de los nidos los machos empiezan a arreglarlos y a cantar sobre ellos para atraer a su futura compañera. Si a ésta le gusta lo que ve toma el relevo y acaba de “amueblar el piso”.

Según Jaime estas piedras mal puestas son los restos de un asentamiento celtíbero... Bueno, ¿por qué no? :-)

Con esa mirada inteligente que las caracteriza, las vacas seguían atentamente nuestros movimientos desde una de las particiones de la dehesa. Mejor así, al otro lado del muro; que ya sabéis que soy un gallina...

Esto más o menos es lo que estábamos buscando: ver que las cajas presentaban un estado de conservación aceptable y que los pájaros están empezando a ocuparlos.

Aunque a veces no son pájaros lo que se encuentra uno, sino por ejemplo avispas. Por suerte este nido era viejo, del año pasado, y no estaban sus dueñas zumbando alrededor...

Así luce por dentro un nido de Vespula sp. (creo), con los panales de papel formando pisos en espiral para que circule bien el aire de abajo a arriba.

Otro nido de himenópteros, pero éste de hormigas rojas Formica sp. Éste era un “iglú” bastante majo de cerca de medio metro de diámetro. Sus habitantes estaban también disfrutando del sol que quema las damas de palacio. Estando liado con las cajas cuesta más fijarse en los pájaros que en los bichos, pero aún así por allí andaban: Milanos negros, pinzones, carboneros y herrerillos, todos encelados cantando como locos; o el segundo pico menor Dendrocopos minor que veo :-)

Y acabamos con una flor, Romulea bulbocodium, que tachonaba la pradera por toda la dehesa.

4 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

¡Te pillé un 'le'!: ("En "su despacho", como le llama su hermana")

Antón Pérez dijo...

Ya, si lo malo se pega enseguida... Corregido está. En cualquier caso suenan mejor esos "les" que los "los y las" fuera de sitio...

Iulia Julia dijo...

Me encanta la naturaleza y sus estancias. Vi tus fotos y a que te dedicas y creo que es muy divertido estar siempre un busca de nuevas cosas,atracciones y curiosidades. Felicidades y siguelo igual que hasta ahora.

Antón Pérez dijo...

Gracias Iulia :-) Curioseando por tu perfil he visto que eres seguidora del blog De Intercambio en Madrid, que ha sido origen de éste pero que ya lleva años abandonado...