19/3/15

Carpetazo

¡Por fin! ¡Por fin puedo dar por concluida mi tesis, año y medio después de la lectura! Por fin esta semana me han escrito de la cuarta revista en que hemos probado suerte contestando que aceptan para su publicación el artículo que me quedaba. Dichosa base de datos de currucas tarifeñas... son las muestras que empecé a analizar nada más comenzar la tesis, allá por 2008. Unos datos con los que ya no sabía qué hacer: los analicé de mil maneras distintas, otras tantas veces reescribí el trabajo, otras tantas veces lo rechazaron... y ¡por fin!, me he librado del mismo. Con más sensación de alivio y hartazgo que de alegría como veis, pues ya tenía el trabajito atascado como un trozo de comida en los dientes...

Bueno, pues a seguir publicando. Otros vendrán que se atasquen después de éste, así que lo mejor será tener varios circulando a la vez... qué mal, qué responsabilidad cuando esto depende del trabajo de uno. Qué poco se valora la vagancia.

2 comentarios:

Ramón J. dijo...

¡¡FELICIDADES!!

En persona sólo conozco a la curruca capirotada, imagino que la de la tesis será igual de inquietante, tanto como las cosas esas de la foto que en su día me perturbaron un poco :P

Antón Pérez dijo...

Gracias, hombre :-)