26/7/12

Un Santiago de pega

Pues eso: un Santiago de pega es el que tuvimos ayer. El día del patrón de España se vivió en la capital como un miércoles cualquiera, no sé qué lumbreras habrá decidido que no necesitábamos más festivos este año... así que me lo tiré en el laboratorio, como casi todo el tiempo esta semana; haciendo las que creo serán las últimas PCR's de mi tesis (y recalco lo de "mi tesis", pues supongo que me quedarán muuuchas por hacer en la vida, para hacer que mi pulgar siga cantando). ¿Qué hubo de festivo aquí, pues? ¿Qué, que me recordase las fiestas del barrio donde crecí o de la ciudad donde maduré? Pues apenas las imágenes del botafumeiro en las noticias de la tele del metro y una tormenta de última hora, tan breve como débil; que tardó en secarse menos que en caer, dejando los jardines igual de sedientos que antes y el aire lleno de ese olor a ciudad mojada que tanto gusta a mucha gente y que yo encuentro particularmente desagradable...

En fin, ¿volveré alguna vez a Santiago, a algún Santiago? 36 hay en España según la Wikipedia; y muchos más por el mundo adelante... ¿Por qué no Santiago de Chile? Habría que ir alguna vez a visitar a Carola, Marcelo y los niños...

2 comentarios:

Jorge Torres dijo...

Que nostálgico te veo...

Antón Pérez dijo...

Je, "nostálgico"; una forma bonita de decir *