21/1/10

Los lobos masacran a los lucenses (bueno, más menos...)

En Galicia tenemos nuestra propia versión impresa de España Directo, que son las diferentes páginas locales de La Voz de Galicia. El empeño de este diario por sacar nada menos que ¡catorce! de estas hojas parroquiales, hace que luego tengan que llenarlas con morralla; y cuanto más sensacionalista, mejor… Así que ésta es la noticia; y ahora, los comentarios:

- Si comen ovejas malo, ¡pero si comen corzos, malo también! ¿Qué tendrían que comer, mosquitos, nabizas…?
- Por no hablar de que si en toda la Península el corzo es una especie en clara expansión y justo en ese coto “no se ven tantos cérvidos como hace algunos años” la culpa es de los lobos, y no de los 165 socios del mismo…
- Qué casualidad, hombre, que además siempre aparezca el mismo tipo de notas de prensa cuando se cierra la temporada de caza…
- El redactor, por supuesto, es el vivo ejemplo de la imparcialidad informativa, sin ninguna intención de crear alarmismo… Respecto al lobo capturado acechando niños o algo así en el centro de Monforte, copio las palabras que Martiño cabana, un miembro de Galiciaves, escribió en el foro: “Por último e para rematar o cúmulo de mentiras e despropósitos periodísticos falan da loba de Monforte. Esta pobre loba apareceu en Monforte (non no centro como comenta o flipao do periodista senón nunha rúa que sae da vila), concretamente na rúa Reboredo, Nº 53, por se queredes ver a casa. Este bicho apareceu en xaneiro do 2006. Capturouse a loba e levouse ó centro de recuperación do Veral (Lugo). Por motivos que é mellor non saber, o maravilloso veterinario que a atendeu non detectou ata pasados uns días unha enorme infección bucal do bicho que lle provocou a perda da mandícula inferior, polo que houbo que sacrificala. A cousa cambia, xa que non era unha loba sana que iba a buscar comida como parece que é a loba da que falan no artigo senón que era unha loba coa mandíbula destrozada (probablemente debido a un atropelo ou unha couce dun animal grande) que se achegou ó único sitio onde podía comer algo que non tivera que ser cazado. De feito, o cánido (como lle gustan ós periodistas buscar múltiples sinónimos…) botou varios dias pola casa sen facerlle mal a ninguén e foi capturada facilmente.”

Lo de siempre; cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas

7 comentarios:

Javi Pato dijo...

Por alusiones a la entrada (Lugo, corzos, cazadores...) he de comentar y me da que tendrás más coments. En breve otro coment ario por mi parte más extenso pero ahora no puedo. ;D

Javi Pato dijo...

La verdad es q a pocos que analices la noticia al periodista se le ve el plumero. me da que la neutralidad no sea su más excelsa cualidad. Lo de "los lobos se acercan a la muralla" vaya por dios.
De todas maneras comprendiendo que estas cuestiones relativas a conservación con ganaderos por un lado, cazadores por otro, vecinos etc. son complicadas, la abundancia desde hace un tiempo de corzos está más que demostrada.
Achacarle la culpa del descenso de los corzos al lobo de primeras y únicamente me parece algo temeraria.
Por lo que comentas me da q conoces los antecedente del periodista en cuestión y por ello le das la cera (necesaria según parece; ya que a mi no me parece manera de tratar el tema con alarmismos y culpabilidades sin demostrar. No puede haber zorros, perros silvestres, algún otro problema tipo enfermedad, mismo jabalís?.
No sé, ahi queda. De todas maneras es una de las eternas discusiones en este país.

Antón Pérez dijo...

¡Qué decepción! Como prometiste extenderte más tarde en tu primer comentario creí que ibas a "reclutar" al de la otra discusión en tu blog; lo esperaba ya con los brazos abiertos... :-D
Pues muchas gracias por comentar con detenimiento. Y ánimo con esos parásitos...

luis dijo...

Como diría Pato, por alusiones y teniendo en cuenta la bienvenida del autor del blog me decidí a comentar la entrada. Teniendo en cuenta que previsiblemente me voy a extender y para evitar futuras traducciones la haré en castellano.

La verdad es que no soy lector asiduo de La Voz de Galicia, mis horas de lectura informativa suelen recaer sobre El Progreso, hoja más parroquial si cabe, pero que quizás recoja perfectamente el pensar de mucha gente. El titular quizás busque el sensacionalismo, pero el contenido de la noticia, a mi entender, no carece del mínimo ápice de la veracidad que se le debe suponer a los buenos profesionales de la información.

Citas perfectamente el tema de la alimentación de este cánido y con gran acierto pues eso, con toda seguridad, es la base de toda la problemática del lobo.

No deja de ser cierto que en un edificio de una ciudad se decide más sobre política medioambiental que en todos los pueblos juntos de una comarca de montaña. Aplicado al caso del lobo, con nuestro “famoso y magnífico” Plan del Lobo en Galicia, el puñetero voto de la mayoría de la población contraria al control de las poblaciones de lobo, hace que la clase política tome sus decisiones de manera que sean lo más politicamente correctas, independientemente de que en realidad no sean las más convenientes. Para quien quiera consultar el famoso Plan del Lobo que no se extrañe del magnífico gallego cuyos verbos están conjugado en un futuro condicional... y yo que pensaba que las leyes eran y debían ser claras y concisas!!

En Galicia, en mi querido “medio rural”, que según la administración así se denomina la Galicia que no está tapizada de asfalto y cemento, hay un gran criterio y que casi siempre se cumple: “lo que no tiene valor económico, lo que no se hace valer, acaba por desaparecer” o dicho de otra manera “pita que non pon, á feira”. Quizás, y sin miedo a equivocarme, eso mismo pueda acabarle pasando al lobo en Galicia. Sino lo remedian, conseguirán ponerlo en el punto de mira del odio ganadero, que ya lo está, y del cazador (ya lo explicaré) por culpa de la dejación de una administración que lo único que se preocupa es de decidir si son Canis lupus o Canis familiaris los autores de las fechorías y dando mínimos placebos indemnizatorios a quien los sufre. Por el momento el lobo en Galicia solo está generando pérdidas, a la administración, a los ganaderos y a los cazadores, que creo que son los colectivos que directamente conviven con el lobo.

A los cazadores se nos hace responsables de los daños que provocan las especies cinegéticas, que asumimos subsidiariamente, y si protestamos se embargan las cuentas personales de la directiva de las correspondientes sociedades y problema solucionado. Y yo me pregunto, si tengo que pagar las fechorías de “mis animales”, quien me paga a mí los daños SOBRE mi “población cinegética”? En relación con la noticia que dió lugar a la entrada, te puedo afirmar que esta fue la idea que la hizo saltar a la opinión pública. Un lobo se come x kilogramos de carne al día, y que está en su derecho... pero y los corzos que luego son vendidos y recechados para costear los daños en la circulación y los cultivos por esta y otras especies? Si no hay novedades pronto habrá sentencias que acusen o absuelvan a la Administración como responsable de los daños provocados por el lobo sobre las especies cinegéticas. Y veremos que dicen los jueces también sobre si se deben indemnizar los perros de caza recientemente encontrados muertos y comidos.

Y otro factor muy importante y de dificil respuesta, teniendo en cuenta la progresión de las poblaciones de lobo y contexto actual de crisis, quedará dinero para pagar los daños del lobo?

luis dijo...

Las poblaciones de corzo se encuentran en franca expansión y si dijera lo contrario te mentiría pero nadie me puede negar que en el área de campeo de una manada de lobos las bajas de corzos y jabalíes se multiplican, alcanzando unos valores que ni la mejor de las cuadrillas de caza mayor podría igualar por mucho que insistiese. Y por no hablar de los individuos desplazados de estas especies. Y por curiosidad, en muchas zonas se cumple lo de que “no se ven tantos cérvidos como hace algunos años” es verdad.... pero si lo acompañas de “se ven muchos más lobos que hace algunos años”... blanco y en botella...!!! Solo hay un factor que quizás está distorsionando las posibles consecuencias de las poblaciones de lobo en Galicia y son los perros de los pueblos, auténticos lobos domésticos que viven en total libertad y que a base del famoso “ensayo-error” son capaces de organizarse cual ejército con funciones muy concretas y perfectamente establecidas, siendo son capaces de dar caza a casi cualquier animal salvaje que sea de su agrado.

Alarmismo o no, esta es la verdad, y no porque me lo cuenten o lo lea…sino porque ya estoy medio asilvestrado y paso muchas horas en el monte.

Algunos nos intentan convencer o hacer ver que el medio no tiene límite en cuanto a la cantidad de lobos que puede soportar, pero los que compartimos hábitat con el discrepamos, y con razón!!!

Respecto al lobo capturado acechando niños o algo así en el centro de Monforte, no tenía noticias, aunque prefiero no cometar la excelsa labor de los veterinarios del centro de recuperación do Veral (Lugo).

A mí solo me queda una pequeña reflexión sobre el lobo en Galicia: este Plan de Gestión solamente pretende poner al lobo en valor en Galicia, favoreciendo su compatibilidad con los múltiples aprovechamientos del medio natural o por el contrario es un nuevo refuerzo a la mayor plaga de destrucción del entorno natural que existe, el turismo urbanita disfrazado de dominguero impecablemente equipado?.

Espero no haber ofendido a nadie y pido disculpas por el tostón!

Antón Pérez dijo...

Aunque las alusiones de mi comentario anterior eran retóricas no por ello dejaban de serlo, así que bienvenido por estas tierras.
En mi entrada pretendía cargar más las tintas contra el estilo alarmista de la noticia que contra la denuncia en sí, pero como me ha salido más bien a la inversa y no me he callado que me parecía absurdo el argumento de organizar una batida porque los lobos se comen a los corzos, pues voy a extenderme algo más. Sinceramente no tenía en la cabeza al escribir el hecho de que los corzos pudieran tener un valor económico directo. Con todo, sigo en mis trece de que me parece un disparate perseguir al lobo cuando come “lo que tiene que comer”.
El tema de “a quien pertenecen” los animales salvajes es un tanto raro, y tan absurdo como lo anterior me parece que sean los gestores de un coto los que tengan que pagar los daños que cause en un vehículo un corzo atropellado. Si los cotos pelean y consiguen indemnizaciones por corzo muerto pues enhorabuena (y si efectivamente son mejores que las ridículas que se pagan por el ganado pues doble enhorabuena); pero si a cambio se les exige como a los ganaderos que tomen medidas para evitar los ataques pues me parecerá también lo normal. Si quieres recechar un corzo de categoría, más mérito tendrá si el bicho pasa su vida en alerta porque cada día puede ser el último que pace. Ahora, si prefieres criar corzos como los ciervos “vacunos” de El Pardo, cebándolos bien de pienso en cercados para que desarrollen astas con más puntas que una ferretería, pues es otra historia…
Cierro de momento; no por falta de ganas, sino porque ando seco de ideas. Luego sigo, o no…

luis dijo...

No se trata de perseguir al lobo cuando come “lo que tiene que comer”, sino más bien de compatibilizar su presencia con los aprovechamientos humanos. No entiendo como, según el Plan del Lobo en Galicia, esta especie está totalmente protegida en las zonas eminentemente ganaderas y por el contrario es una especie relativamente “cinegética”, pudiendose realizar controles poblacionales, en las zonas de montaña. No será que si en la montaña “come lo que tiene que comer” nadie le va a dar mayor importancia? Por qué donde más pérdidas económicas puede hacer una manada de lobos no se permite su control poblacional? En esta vida todo tiene su lugar y su momento, y quizá la presencia del lobo en determinadas zonas de nuestra querida Galicia sea muy complicada y de difícil comprensión por los no “urbanitas”.

Lo que no entiendo es que medidas podremos tomar para evitar los ataques en las especies cinegéticas. Está claro que si alguien nos da buenas ideas para disminuir la predación las aplicaremos con total inmediatez.

Está claro que a recechar un corzo de categoría se le presupone un mayor valor económico, pero lo que si está claro es que un corzo que pase su vida en alerta (los predadores son uno de los factores más estresantes para cualquier población de herbívoros salvajes) nunca va a desarrollar un óptimo trofeo, y no porque yo lo tenga comprobado sino porque también esta muy estudiado por equipos de investigación de contrastada valía.

Yo no soy partidario de criar corzos cebándolos bien de pienso, todo lo contrario, detesto las especies cinegéticas de “plástico”, siendo para mí la máxima de Ortega y Gasset mi máxima aspiración: “animal libre frente a hombre libre”.